8 Reglas básicas para elaborar un plan de marketing.

Tras una época de crisis comienza a verse patente el interés por muchos empresarios y emprendedores para hacer uso de herramientas digitales con el fin de reconvertir sus negocios, transformarlos y digitalizarlos para tener una vía de ingresos que no se vea limitada a la apertura de las puertas de sus locales, pero también son muchos los empresarios y emprendedores que no saben por dónde comenzar o qué pautas seguir para hacerlo realidad.

Lo más efectivo y lo que menos fuerzas resta es contratar a una agencia o profesional y delegar sobre éste esa transformación, pero somos conscientes de que, en estas circunstancias, son pocos los que están dispuestos a realizar una inversión así y la única opción es intentar ejecutarlo ellos mismos. Por este motivo, os queremos indicar las pautas a tener en cuenta para poder ponerlo en marcha. Más adelante, podréis ir optimizando y profesionalizando todos los procesos y sabéis que nos tenéis aquí para lo que necesitéis.

1º Regla. Definición de negocio.

Cuanto más definido tengas todo lo relacionado con tu negocio, más fácil será elaborar ese plan de marketing que te sirva como guía de ruta hacía la consecución de los objetivos que te propongas. Define:

El sector el que se incluye tu negocio.

Dentro del sector podrás enfocarte en unas cosas u otras, define en cuál quieres posicionarte.

Persona que no es más que el público objetivo al que te diriges y quieres que se convierta en tu cliente.

Identifica las necesidades de tu público objetivo. Si consigues un producto que solucione dichos problemas, conseguirás vender más cantidad y de forma más fácil.

Trabajar el branding de marca ayudará a ser identificado y reconocido más fácilmente. Deberás definir desde la identidad visual (imagen, logo, colores corporativos, merchandising…) hasta tus valores de marca.

Cuanto más emocionales o relacionados con movimientos sociales estén, más aceptación tendrán entre tu público objetivo. Conseguir que tu público se identifique con tus valores te ayudará, en un futuro, a que tus propios clientes se conviertan en tus embajadores. Ellos serán quienes hablen de tu negocio.

Este último punto te resultará más fácil definirlo teniendo claro todos los anteriores. Podrá ser desde una tienda virtual (ecommerce) donde vendas productos físicos hasta una app donde el cliente pueda descargarse productos digitales (libros, música, juegos, etc…).

2º Regla. Estudio de mercado y de competencia.

Una vez identifiques el sector en el que quieres posicionarte y el nicho elegido dentro de tu sector, debes identificar también las empresas/marcas que destacan por sus valores, sus productos, su atención al cliente, etc… ¡Quédate con las mejores!

Ahora, investiga un poco sobre ellas, observa qué ofrecen, qué productos tienen, tipo de atención al cliente y post venta, valores de marca, el público al que se dirigen, es decir, repasa la regla 1 con cada una de las empresas que compiten con la tuya.

Te recomendamos acompañarlo con un estudio DAFO de tu negocio.

3º Regla. Define los objetivos.

Una vez has conocido todas las “entrañas” de tu negocio y de tu competencia, sabes qué te diferencia de ella, qué nicho de mercado está menos explotado y qué producto puedes ofrecer para ayudar a tus clientes, es hora de definir objetivos.

Tendrás que marcar objetivos a largo plazo y pequeños objetivos a corto plazo que te lleven a conseguir esos objetivos a largo plazo y tu objetivo final o principal. Cada empresa se marca sus propios objetivos y pueden ser diversos: mejor branding o imagen de marca, percepción del usuario, más ventas…Ten claro el tuyo y elabora el resto en relación a este objetivo principal.

Una vez tengas claro el objetivo principal, marca el plazo para conseguirlo. Ten en cuenta que este plazo debe ser real, alcanzable. Si no lo es, te generará frustración y, en consecución, podrías abandonar tu negocio, tu sueño.

Después marca otros pequeños objetivos que sepas que te llevarán a conseguir el objetivo principal y ponte plazos más cortos para conseguirlos. No se puede saltar de golpe 50 escalones, pero si se pueden subir de uno en uno. Paciencia, perseverancia y mucho trabajo.

4º Regla. Define tu propuesta de valor.

Ya sabes qué te diferencia de tu competencia, en qué nicho de mercado vas a desarrollar tu negocio y cuál es el perfil de tu público objetivo. Además, ya te has calendarizado tus objetivos. ¿Qué debes hacer ahora? Definir tu propuesta de valor.

¿Qué es esto de la propuesta de valor? Es la conjugación entre producto/servicio y valores de marca y la forma que tenemos de comunicar a nuestros posibles clientes de forma clara, concisa y directa lo que hacemos, en qué puede ayudarles lo que hacemos y que valores aporta al resto de la sociedad.

Si defines bien tu propuesta de valor, te resultará mucho más fácil y te llevará menos tiempo hacer efectiva una venta o conseguir un contrato de servicio. Tener este punto definido también te ayudará a elaborar una comunicación más efectiva.

5º Regla. Define tu estilo comuniacional y los canales.

Por los que harás efectiva dicha comunicación. ¿Qué es todo esto?

Debes definir el tono en el que vas a hablar en tus contenidos y comunicaciones a tus clientes (por ejemplo, si de tú o de usted, tono, ironías o no, etc…). Además, deberás tener claro qué comunicar y qué no, es decir, deberás definir sobre qué temas o puntos relacionados con tu negocio le vas a hablar a tus clientes y cuáles no vas a tocar. Todo dependerá de los objetivos que te hayas marcado previamente. Lo ideal es un 80% contenido de valor, un 20% producto/venta.

Dependiendo del servicio o producto que ofrezcas dispondrás de una web o un ecommerce, este canal será esencial para el desarrollo de tu negocio. Por otro lado, podrás tener otros canales que deberás investigar para saber en cuáles se encuentra tu público objetivo y saber así elegir en cuáles estar y en cuáles no como: redes sociales (Twitter, Linkedin, Facebook, Instagram, tiktok, etc…), market place (amazon, eBay.es, AliExpress, Rakuten, Pixmania, Google Shopping, etc…) o redes sociales de generación de contactos (neting, bizzabo, bumble, shapr, MTBIS, Boomva, etc…).

Ten en cuenta que todos los canales de comunicación pueden generar visitas a tu sitio web principal sea web corporativa o ecommerce. El redireccionamiento y la retroalimentación entre canales debe ser una de las estrategias de marketing que no debes abandonar.

6º Regla. Marketing de contenidos.

Una vez tengas claro el estilo comunicacional y los canales que vas a utilizar para llegar a tu potencial cliente e interactuar con él, deberás comenzar a elaborar contenido de interés que te permita incrementar tu autoridad y convertirte en un referente dentro de tu sector y nicho. ¿Cómo se hace esto?

Identifica las carencias de tu cliente, los llamados “puntos de dolor” y genera contenido que de respuesta y soluciones a sus inquietudes y problemas. Después, coloca estos en un calendario de contenidos. Hay muchos modelos de plantillas que te pueden servir, puedes hacer uno de este tipo donde especifiques la red social donde vas a publicar, el día, la hora, el mensaje, el link que adjuntarás a ese mensaje o copy y la imagen/vídeo que irá en el mensaje.

Si el contenido es bueno y realmente resuelve el problema de tu seguidor, conseguirás que lo comparta, lo guarde, comente o de al “me gusta”, haciéndote más visible e interactuando contigo. No dejes de contestar.

7º Regla. Email marketing.

Genera una buena base de datos con tus suscriptores. Puedes hacerlo a través del formulario web y teniendo muy en cuenta cumplir con la RPGD ya que deberás tener de forma visible, la política de privacidad donde tienes que especificar para qué vas a usar los datos que los usuarios dejen en tu formulario.

Si especificas que se harán envíos de actualizaciones de contenido y newsletter, podrás hacerles llegar cada uno de los contenidos de valor que incluyas en el blog de tu web y una newsletter de la que definas periodicidad semanal, mensual, bimestral, trimestral…

No te preocupes, estos envíos los puedes automatizar haciendo uso de herramientas de email marketing como mailchimp, por ejemplo. Te permiten subir tu base de datos y gestionar dichos envíos. Al principio, si no tienes muchos suscriptores podrás hacerlo de forma manual, pero te recomendamos que conozcas alguna de las herramientas para email marketing que hay en el mercado porque pronto te facilitarán la vida.

En el futuro, este tipo de herramientas también te servirán para realizar embudos de venta y terminar convirtiendo usuarios de tus contenidos en clientes de tus productos/servicios.

8º Regla. Paid media o publicidad en redes sociales.

La publicidad en redes sociales y buscadores complementará tu trabajo de forma orgánica (no pagada) en tu negocio. Te ponemos esta regla como la última porque para alguien sin experiencia puede ser la más complicada, pero no tengas miedo de probar. En muchísimas ocasiones se utiliza desde el inicio del negocio para darlo a conocer y conseguir seguidores.

Esto nos lleva a comentarte que, en la publicidad también debes marcarte objetivos antes de lanzarte. Sabiendo objetivos, sabrás qué tipo de campaña publicitaria utilizar entre las opciones que te dan las propias redes.

Sabemos que todo esto puede resultar abrumador si eres totalmente ajeno al mundo digital. Hay muchas herramientas que te ayudarán a elaborar todo esto y a llevar a cabo cada una de las reglas que te hemos presentado. De todos modos, no olvides que puedes consultar con profesionales, contratar sus servicios y experimentar en este maravilloso mundo del marketing digital. ¡Tu negocio lo agradecerá!

Blog #TribuDX @AGENCIADIXMER